El bautismo de fuego.

Búsqueda del salto de San Claudio por el Grupo excursionista KDiQba.

Autor: Rosa María Medina Borges. Vicedecana de la Facultad de Ciencias Médicas 10 de Octubre.

Hace alrededor de 2 meses me enteré que existía un movimiento excursionista vinculado a las universidades habaneras. Me dieron la seña y fui a una de sus reuniones, donde chicos de la UH y de la CUJAE y el líder espontáneo Sandelis, me trasmitieron un virus incurable: “el excursionismo”. Ahí comenzó todo: cómo contagiar a los muchachos, articular el grupo y hasta inventar un nombre y un logo. Sería el primer grupo dentro de Ciencias Médicas. Sin tener siquiera los primeros integrantes ya el grupo se llamaba KDiQba: K de Camilo, símbolo de la localidad, Di por Diez de Octubre municipio donde vivimos y radica nuestra Facultad; y lo de Kba resulta obvio.
Así las cosas los 12 valientes reclutados salimos buscando el Salto del Río San Claudio el 7 de marzo del actual 2015. Cuando llegamos Daymi y yo a la parada del P10 a las 6 am ya nos esperaban Koré, Dani, Pastor, Jorge, Milly, Rache, Baby, Oscar, Ada y Yaidi; temiendo que los que empujaron no se dieran golpes. De manera casual pero como feliz coincidencia 8 éramos féminas y casi había más mochilas que campistas; ¡qué manera de llevar tarecos! Ello nos jugó una mala pasada en el ascenso. El encargado de llevar el machete se apareció con una bocina recargable y ahí sí que me quería dar algo, aunque más adelante se enterarán de su utilidad.
Así las cosas llegamos a 100 y Autopista a las 7 am y estuvimos esperando el Camello de 7 pesitos hasta las 10, pues no llegábamos a los particulares. Eufóricos arribamos a la carretera de Las Terrazas y un camión enviado por alguien del más allá nos ahorró 8 km. Almorzamos lo que llevábamos y salimos temiendo que ya eran las 12 y 30.

Las tres horas esperando a que el camellito de diez pesos saliera.

Las tres horas esperando a que el camellito de diez pesos saliera.

Camino a Las Terrazas.

Camino a Las Terrazas.

Sobre el puente de Las Terrazas.

Sobre el puente de Las Terrazas.

Recorrimos 4 km hasta la Casa del Campesino, restaurante que hace gala a su nombre, pues a pesar de que sus precios solo están accesibles a los turistas o grupos de alto poder adquisitivo, ayudan a los sedientos caminadores brindando su agua o jardines para descansar. De ahí 3 km más para comenzar el ascenso por el Alto el Mulo. ¡Qué alegría!, como todos los novatos nos ilusionamos pensando que ¡zas!, en un par de horitas estaríamos en trusa gozando del Salto.

La "Casa del Campesino" nos acoge.

La “Casa del Campesino” nos acoge.

Inicio del ascenso al Alto del Mulo.

Inicio del ascenso al Alto del Mulo.

El camino conjuga partes de subida y bajada un tanto incómodas, pero el paisaje es tan bello y sentíamos una sensación de libertad, que exaltados parábamos a cada rato para atrapar imágenes que nunca olvidaremos.

La belleza del paisaje.

La belleza del paisaje.

El primer y único “accidente” se produjo caminados 500 metros cuando mis tenis dijeron: hasta aquí las clases. Por suerte Dani llevaba unas botas extras número 39 (uso el 37), me cambié y con ellas hice el trayecto. Cada cual jugó su rol: Dani y Oscar, con su experiencia militar, iban en la avanzada abriendo camino y demostrando que podíamos subir. Koré y Yadiris, con su bonche, nos hacían reír para olvidar el dolor de pies. Milly cantaba para animar. Daymi tiraba fotos. Tuve que ponerme fuerte porque Rachel y Baby me querían cargar la mochila, en un gesto hermoso de respeto por ser la profe y además la temba de 48 añitos. Adanet nos brindaba galleticas y chocolates. Jorge y Pastor iban garantizando la retaguardia, y por ratos ayudaban con cargar los bultos. Yo revisaba constantemente el croquis y daba los chances para descansar algo y tomar agua.

Los tenis fueron los únicos rajados del viaje.

Los tenis fueron los únicos rajados del viaje.

Vencidos los 3.2 Km llegamos a la encrucijada de los 2 terraplenes y tomamos el de la derecha bajando casi 2 km.

Mientras más camino, más me falta.

Mientras más camino, más me falta.

Al sentirnos perdidos, llamamos a Sandelis a su casa (había cobertura) y nos indicó retroceder, pues era el terraplén de la izquierda. Rectificado el error ya eran las 5 de la tarde y comenzamos el descenso a la izquierda, bajada bien incómoda, por cierto. Casi al anochecer no habíamos llegado. y ante la incertidumbre y el cansancio. decidimos acampar en unos pinos. Comimos perros y galletas con mayonesa. Por no coordinar la logística, había 5 pomos del rico aderezo, 10 paquetes de perro y muchassssss galletas.

Quién sabe cuándo volvamos a comer.

Quién sabe cuándo volvamos a comer.

Cansados pero con la alegría de la juventud y la bocina recargable, se activó la primera discoteca que suena en la Sierra del Rosario y a bailarrrrr hasta que duró la carga. Luego entre chistes y cuentos de terror nos dormimos todos, acurrucados en una “cama” colectiva. La naturaleza es sabia y no nos castigó mucho, pocos mosquitos y luna llena; solo un aguacerito intermitente nos mojó, haciéndonos sentir un frío soportable.

Si quieren ponerse fuertes, no gasten dinero en el gimnasio, suban lomas.

Si quieren ponerse fuertes, no gasten dinero en el gimnasio, suban lomas.

Este césped está más suave que un colchón de muelles.

Este césped está más suave que un colchón de muelles.

A las 7 am, ya de pie la tropa, desayunamos refresco de mate. Algunos comieron galletas (ya saben con qué) y otros no más, pues teníamos la zapatilla medio floja.

No lleven tantas cosas, la mitad no se usa.

No lleven tantas cosas, la mitad no se usa.

Apestando como dragones, ya sin agua y presionados por tener que regresar, comenzamos el descenso. La misma película pero al revés. Al llegar a la carretera nos encontramos con 2 guardabosques, hecho el cuento nos dijeron que nos faltaron solo 500 metricos para llegar al Salto y amablemente aconsejaron que en otra oportunidad los contactáramos en el Puesto de Control de Las Terrazas para acompañarnos.

Cansados pero contentos al volver a la carretera.

Cansados pero contentos al volver a la carretera.

Dice el guardabosques que nos ahogamos en la orilla.

Dice el guardabosques que nos ahogamos en la orilla.

Alegres y resistentes llegamos a la entrada de Las Terrazas como a las 3 pm (vean en la foto del final, cómo quedamos).

El 8 de marzo más feliz de nuestras vidas.

El 8 de marzo más feliz de nuestras vidas.

Conseguimos unos boteros que nos sacaron y lo demás ya saben: camioncito hasta 100 y Autopista y P 10. En el camino, con el tremendo cansancio, mis queridos alumnos preguntaban para cuándo era la próxima excursión. Por eso he decidido echar mi suerte con la juventud. Así alejo la vejez y me oxigeno con ellos disfrutando de hermosos paisajes de Cuba que no conocemos, practicando una actividad física sana.
Experiencias de esta naturaleza ayudan a los futuros médicos a formarse física y humanamente, pues se practica la solidaridad y el colectivismo en condiciones de supervivencia. Los supuestamente menos sociables se convirtieron en líderes de la tropa y ello aumentó su autoestima. Nos sentimos más cercanos, pues los lazos de afecto, amistad, compañerismo se multiplicaron gracias a este virus incontrolable del excursionismo. Como todo bautismo de fuego, hubo logros y novatadas. El ansiado baño en el Salto del Río Claudio no se concretó. El objetivo principal sí fue cumplido: aumentar la cohesión del grupo y mejorar la comunicación interpersonal. Nadie flaqueó, no hubo indisciplinas, nos divertimos y abrimos la puerta para que entrara el excursionismo a Ciencias Médicas de La Habana.

Logotipo del grupo Grupo excursionista KDiQba.

Logotipo del grupo Grupo excursionista KDiQba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s