Mal Nombre en Celimarina

Por Sandelis

Desde el kilómetro 16 de la Vía Blanca, a solo dos kilómetros de la playa de Bacuranao, parte una carreterita rumbo a la costa. Avanzando por esta, pasados los primeros 500 metros, se aprecian a la derecha las ruinas de lo que fue la base de campismo Celimarina. Ahora unos contenedores convertidos en oficinas ocupan un espacio en esta área. Hacia la izquierda se eleva una torre de extracción de petróleo, erigida en los últimos meses.

La zona costera en el lugar está formada por un extenso acantilado bajo, donde prima el diente de perro. Solo una ensenada hecha por el hombre, que tiene unos 50 metros de ancho por unos 25 hacia adentro, interrumpe la franja del diente de perro. La ensenada tiene dos entradas y sobre la de del extremo oriental se alza un puente de concreto que le permite a los bañistas lanzarse al agua. En el fondo este de la ensenada, un arenazo facilita la entrada al agua.

Los días 11 y 12 de julio del 2015, 37 malnombristas acampamos en Celimarina. El snorkeling en el mar abierto, el retozo de los niños en la ensenada, el fuerte sol y la descarga nocturna a guitarra y fogata, marcaron este fin de semana, que sirvió de preludio a la gran guerrilla de verano de Mal Nombre. Las fotos muestran lo vivido, casi a la vista del populoso reparto de Alamar.

Carreterita de entrada.P1020269P1020290P1020316P1020368P1020381

Anuncios

Una respuesta a “Mal Nombre en Celimarina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s