5ta. caravana ciclística desde La Habana hasta Playa Girón

Por Miguel Alfonso Sandelis

Pedalear 216 kilómetros en dos días en las bicicletas que se tengan a mano y sin ser ciclistas habituales, es un enorme reto. Pero si la meta es Playa Girón y quienes la asumen son jóvenes dispuestos a enfrentar los más recios avatares por honrar a los que heroicamente los antecedieron, que no es más que hacer justa reverencia a la historia, entonces el reto deja de ser una inalcanzable quimera.

Viernes 8 de abril

6:30 A.M. En la oscuridad de una Plaza de la Revolución que espera por el alba, un extraño movimiento de jóvenes pedalistas rompe con la tranquilidad de la hora.

 

Con René, a punto de partir desde la Plaza.

Con René, a punto de partir desde la Plaza.

7:20 A.M. 73 pedalistas escuchan atentos a un héroe que los convoca a ser fieles a aquellos que salvaron a Cuba (y a América) del brutal zarpazo imperial. René los alienta y hasta siente enviada, él, que lo arriesgó todo en las cárceles imperiales por defender ideas. Y parten a rodar por La Habana que 55 años atrás vio salir a batallones de patriotas a defender el socialismo. Cada uno lleva una banderita cubana en su bicicleta.

Asombra la pequeña Mariana con sus diez años;  no hay mejor nombre para ella. Yanieyis lleva en la parrilla a su hijo Samuel, de tres años. Alejo es el otro extremo con sus 71 abriles, pero no iba a renunciar a su quinta cita con Girón a pedal. Bety está aprendiendo a montar bicicleta; arranca con desequilibrio, se le mueve el timón, pero no ceja; su voluntad la impulsa, las lomas que ha subido con Mal Nombre la afianzan. En un camión de la UJC Provincial irán seis de aseguramiento; estarán de anónimos, pero serán imprescindibles.

 La arrancada.

La arrancada.

Rodando por las calles de La Habana.

Rodando por las calles de La Habana.

7:45 A.M. El monumento a los caídos en Girón, en la Unidad Central de Patrullas, presencia la emoción de los pedalistas, que crece con la grabación de las palabras de Raúl, convocando a los combatientes por la tranquilidad ciudadana, a ser fieles a los caídos en Girón.

4 El monumento a los caídos del batallón de la Policía en Girón

8:18 A.M. Alto en el kilómetro “Cero” de la Autopista Nacional para reagrupar a la bicicletada. Una cadena se zafa; los tres de la retaguardia la remachan al momento. Adiós a la entrañable Habana. Aire en contra, cielo semi-nublado. La aparentemente llana Autopista les muestra que no es tan plana. Alto breve en el kilómetro 9.

Saliendo de la ciudad.

Saliendo de la ciudad.

10:06 A.M. Descanso con merienda en el puente de Pedro Pi. La sed asoma un poco, pero el jugo de guayaba y el agua fría le ponen freno. De vuelta a los pedales. Se suman cuatro mayabequenses a la entrada de San José de las Lajas. Loma extensa por el kilómetro 26, al fin el descenso. Alto bajo el puente de la Carretera Central, y a seguir. El sol aprieta, el hambre también, la bicicletada se estira.

Rodando por la Autopista Nacional.

Rodando por la Autopista Nacional.

12:40 P.M. Llega la retaguardia al kilómetro 42, en la entrada a Güines. Sombra y almuerzo bajo unos mangos. Se suma un equipo de adolescentes ciclistas de Mayabeque. Los apodan “los de los velocípedos”, pero serán vitales en el ánimo de la tropa; llevan la alegría y la destreza. Fin del descanso, viene el tramo más largo de la jornada, el sol castiga, la sed también, el cansancio aflora y las asentaderas se comienzan a sentir. Se incorporan otros pedalistas a la entrada de San Nicolás de Bari, llegando a 24 la cifra de los mayabequenses. Janett se entretiene y cae, por suerte sobre la hierba. A ella la espalda le duele mucho.

Almuerzo a la entrada de Güines.

Almuerzo a la entrada de Güines.

2:51 P.M. Alto ansiado en el kilómetro 62. Más pedaleo hasta el Conejito del 80, adonde llega la retaguardia a las 4:45 P.M. Asalto a las cafeterías. Otra vez a pedalear. Mariana va entre los “velocípedos”. Alejo no suelta la gran bandera cubana. Bety mejora por tramo. Janett empeora el dolor. A Yaíma se le montan los cuádriceps y así llega al descanso del kilómetro 92. Frank soltó un pedal. Último tramo de la jornada, se pedalea con la vida, la tarde cae.

Alto bajo una arboleda.

Alto bajo una arboleda.

Descanso en el Conejito del Kilómetro 80.

Descanso en el Conejito del Kilómetro 80.

7:00 P.M. Entran los primeros al entronque del Hato de Jicarita, ya en tierras matanceras. Los últimos llegan a las 7:35. Se llena de tiendas de campaña el césped de una empresa de la agricultura. Baño con mangueras, buena comida y mejor caldosa. A algunos le alcanzan las fuerzas para un baile, los de los velocípedos son inagotables. Pero a las 11 ya hay silencio.

Acampada cerca del Hato de Jicarita.

Acampada cerca del Hato de Jicarita.

Sábado 9 de abril

6:00 A.M. Se da el de pie. Algunos amanecen ateridos; la llanura Habana-Matanzas no perdona una noche. Se levanta el campamento, se desayuna y se cogen ponches.

8:01 A.M. A rodar. Al volver sobre los sillines, las asentaderas se resienten. Dagoberto se retrasa, su bicicleta es un lastre, pero no hay quien lo haga subirse en el camión. A las 9:38 llegan al kilómetro 124 de la Autopista Nacional, y hay descanso. Una imponente arboleda de caobas es propicia para ello. Otra vez a rodar. Cielo empedrado, pero no mojado, que ayuda a apaciguar el sol.

Rodando por Matanzas.

Rodando por Matanzas.

Descanso a media mañana.

Descanso a media mañana.

11:30 A.M. Llegada al Central Australia. Una historiadora habla de la Comandancia y del avión yanqui derribado. Merienda. Gran encuentro de jóvenes. Crece la caravana con 12 ciclistas de Cienfuegos y 6 de Matanzas. Ya son 115 en total los que pedalean. Pero de las provincias que se suman van muchos en guaguas y camiones; evidentemente no les explicaron bien. El camión de La Habana va a un ponchero particular por Jagüey Grande, con varias cámaras de bicicleta ponchadas, y el hombre no acepta cobrar cuando le cuentan de la bicicletada. Sigue su rodar la caravana ciclística, ahora crecida. Carretera estrecha. A ambos lados de la vía, monumentos a los caídos en aquellos heroicos días de abril de 1961. Cambia el paisaje, se abre la Ciénaga de Zapata, inmensos potreros cenagosos. La velocidad de la caravana es mayor, no se sabe con qué fuerzas.

Entrando al batey del central Australia.

Entrando al batey del central Australia.

Encuentro en cafetería del batey del central Australia.

Encuentro en cafetería del batey del central Australia.

12:35 P.M. Breve descanso en La Boca. Los turistas ocasionales se impresionan por aquella extraña y agigantada aparición sobre ciclos. Otra vez a pedalear; vegetación alta a ambos lados. Pasa Pálpite con su inmenso y tajante cartel al final del poblado: “Hasta aquí llegaron los mercenarios”.

Saliendo de La Boca.

Saliendo de La Boca.

2:30 A.M. Playa Larga a la vista, transparente, azulada, incitante. Hay baño y almuerzo. Y a seguir, que la tarde aprieta y Girón espera. Carretera minada por los restos de cangrejos que hay que esquivar para evitar los ponches. El aire ahora ayuda un poco, pero el sol asesina desde su pedestal, acrecentando la sed por kilómetros. El dolor en las asentaderas ya es insufrible, el cansancio acumulado presiona un mundo, pero la cercanía del final, la proximidad del encuentro con la historia, como que halan. Ya parece increíble el notable trabajo de los tríos de bicicleteros que han tenido la misión de ir en la retaguardia.

En Playa Larga.

En Playa Larga.

Por carretera manchada de cangrejos.

Por carretera manchada de cangrejos.

4:10 P.M. Un oasis en la carretera: “La Cueva de los peces”. Caen en manadas sobre el agua salobre de aquella furnia anegada. Vuelta a la carretera, a tragar los últimos 17 kilómetros. Un ponche por aquí, una cadena suelta por allá, las “nalgas” que no dan más, la sed que es mejor olvidarla. Ya todo se aplaza, son casi autómatas que solo atinan a pedalear, pedalear y pedalear, causando el asombro del monte recio por la izquierda y la franja de uvas caletas por la diestra, con el trasfondo del bellísimo azul de la Bahía de Cochinos. La velocidad es de locos para las fuerzas que quedan. Pasa una antena, pasa una hermosa caleta, pasa una larga curva; pasan veloces por las mentes más de 200 kilómetros de pedal.

Un relax en la Cueva de Los Peces.

Un relax en la Cueva de Los Peces.

5:50 P.M. Alto de la caravana para entrar todos juntos, porque son un equipo, como aquellos legendarios batallones de Girón. Avanza la masa rodante; casi ocurre una caída por la cuneta de tanta apretazón, pero la destreza del entrenador de los “velocípedos” puede evitarla.

Reagrupe para entrar juntos a Girón.

Reagrupe para entrar juntos a Girón.

6:10 P.M. Museo de Playa Girón. Explota el júbilo contenido en 115 pedalistas. La victoria es suya. El homenaje es cierto. Desde la capital, la Universidad de La Habana, la CUJAE y Ciencias Médicas, el Movimiento Cubano de Excursionismo con Mal Nombre, Camping Cuba y Tour al Fly, los centros de Ingeniería Genética y Biotecnología y de Inmunología Molecular, los pedalistas de Mayabeque, Matanzas y Cienfuegos, la juventud cubana toda allí simbolizada, unida como quería Martí y como logró Fidel, sienten en sus pechos una alegría indescriptible, capaz de borrar las fatigosas horas de pedaleo. Hay fotos de todos tipos.

La alegría a la llegada.

La alegría a la llegada.

Cae la tarde, van hasta más allá de la villa turística, se improvisa una gigantesco campamento de tiendas de campaña en las arenas de Girón, hay baño playero, comida oscureciendo y tertulias nocturnas. Aquello es un enjambre de jóvenes. Llega el sueño.

Acampada en las arenas de Girón.

Acampada en las arenas de Girón.

Domingo 10 de abril

El de pie es lento, con la claridad mañanera. Desayuno de leche con chocolate y panes con jamón y queso para un mundo de gente. Ya partieron Yaser y Roberto, ambos  de Mal Nombre, que regresarán hasta La Habana a pedal en la jornada.

Unos en bicis y otros a pie, va el grupazo para el frente de la oficina de ETECSA, al lado del mueso porque lo están reparando. Comienza un acto. Hay declamaciones, canción trovadoresca y las palabras de Juan Carlo, el Presidente de la FEU de la UH. Cierra todo con música, rueda de casino y muchas fotos de alegría.

Juan Carlo, el presidente de la UH y bicicletero, habla en el acto de homenaje en Girón.

Juan Carlo, el presidente de la UH y bicicletero, habla en el acto de homenaje en Girón.

Una rueda de casino para cerrar el acto.

Una rueda de casino para cerrar el acto.

Las bicicletas a los camiones, la gente en guagua. Hay cinco que se van a pedal: dos de Mal Nombre, uno del CIGB con su hijo y otro del CITI en la CUJAE. La meta es la base de campismo Victoria de Girón, a escasos 7 kilómetros de Playa Larga. Llegan las guaguas al campismo y el baño no se hace esperar; la playa del lugar, una pequeña caleta, es una belleza. Sobre las 11 de la mañana llega el quinteto de ciclistas. Yaser y Roberto ya ruedan por la Autopista Nacional. Sigue el baño un rato más en el campismo, hasta que llega el almuerzo cuando las bicis ya fueron montadas en los camiones. Tragan y los de La Habana se montan en dos guaguas y se van; también parten los de las demás provincias.

Disfrute en la base de campismo Victoria de Girón.

Disfrute en la base de campismo Victoria de Girón.

Trayecto sin problemas hasta la Autopista Nacional, pero allí una guagua tiene que entrar en el poblado de Jagüey Grande porque tiene problemas. Dos horas de espera en la base de Transportes Escolares. Al fin se montan y prosiguen el viaje. Bastante sueño por el camino.

El regerso en la guagua sana.

El regerso en la guagua sana.

El regreso antes del trasbordo.

El regreso antes del trasbordo.

Sobre la siete hay un encuentro final en el parqueo del Teatro Nacional. Allí están los camiones con las bicicletas, hay algunos familiares y allí está Yaser, luego de cumplir con Roberto su titánica jornada. Se despiden los bicicleteros y cada cual busca su rumbo en la ensanchada Habana.

Termina así la quinta bicicletada a Girón. Hay quien ya propuso hacerlas anuales. Pero lo que sí se da por seguro, es que cuando otro abril convoque, no faltarán los arrestados bicicleteros que se junten en la Plaza para partir rumbo a Girón en una nueva jornada de homenaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s